Portal ENSP - Escola Nacional de Saúde Pública Sergio Arouca Portal FIOCRUZ - Fundação Oswaldo Cruz

Cadernos de Saúde Pública

ISSN 1678-4464

37 nº.4

Rio de Janeiro, Abril 2021


ENSAIO

Política e trabalho em saúde: a pandemia de COVID-19 como evento?

Leonardo Federico

http://dx.doi.org/10.1590/0102-311X00240120


  • Artigo
  • Autores
  • Comentários (0)
  • Informações Suplementares




RESUMO
Política e trabalho em saúde: a pandemia de COVID-19 como evento?

Pandemias; Política de Saúde; Trabalho


 

Introducción

En este Ensayo propongo pensar la pandemia de COVID-19 en términos de “acontecimiento”, con el objeto de contribuir a la reflexión teórica sobre la situación actual en el campo de la salud en Argentina. Las preguntas que orientan el texto son: ¿por qué la pandemia constituye un acontecimiento? y, ¿cuáles son sus posibles implicancias sobre la política y el trabajo en salud?

Para dar esta discusión me apoyaré inicialmente en la propuesta conceptual del filósofo francés Alain Badiou, con énfasis en su concepción del “acontecimiento”, para, a partir de ese marco, profundizar la discusión sobre la política y el trabajo en salud en el presente contexto, apelando a otros referentes teóricos del campo.

Acerca del “acontecimiento” y sus derivaciones

La primera cuestión que quiero tomar de Badiou es su convocatoria -basada en la alegoría platónica- a que salgamos de “la caverna” (simbolizada aquí en -pero sin reducirla a- la pantalla televisiva alienante) 1. Salir de la caverna para saber que el mundo está bajo la ley de un “semblante” -lo podríamos traducir como una máscara-, y que hay que escapar del lugar que ese semblante simulucrativo (simulacro lucrativo) organiza bajo la forma de un discurso único, dominante, para acceder a “lo real”. Todo real se revela entonces en la ruina de un semblante, es decir, a partir de un desenmascaramiento 2.

Sabemos que los medios masivos de comunicación en la actualidad nos proponen en forma constante, y a la vez instantánea, un espectáculo sin historia, sin memoria, que reconstruye en forma obstinada el semblante apariencial de la realidad. Esto nos obliga, en tanto trabajadores de las áreas sociales, a ejercer una especie de vigilancia permanente, dado que la perpetuación de la dominación de las clases dominantes consiste precisamente en volver invisibles sus propios intereses y privilegios, a partir de la naturalización del semblante 3,4. De aquí la importancia de recrear el pensamiento político como una decisión ligada a la ruptura, que comience con un desenmascaramiento de tales intereses, tan amplio como sea posible 5,6,7.

La pandemia actual provocó cierto desvelamiento, y se visibilizaron cuestiones que fueron señaladas por diferentes intelectuales 8,9, como por ejemplo: que ningún Estado-Nación pudo predecir ni prever este escenario; que la economía era menos consistente de lo que se suponía, inclusive la de las superpotencias; el consumismo innecesario y la contaminación exagerada; que ningún Sistema de Salud estaba capacitado para hacer frente a una situación de estas características; la insuficiencia de los saberes expertos y la gestión para articular una respuesta eficaz, por lo cual es convocada la política; el hecho de que los países -históricamente- “invasores” (coloniales), no supieran qué hacer al verse invadidos; en síntesis, que la “normalidad” previa -que tanto se añora- dejaba mucho que desear como ideal de vida en sociedad.

Partiré entonces del supuesto de que estamos, efectivamente, ante la irrupción de un acontecimiento. Cuando un acontecimiento acaece moviliza los elementos de su sitio, y en ello reside su potencial transformador, transfigurador, dado que se halla -aparentemente- desligado de las reglas y recursos que regían -y a partir de los cuales se explicaba- la situación previa. El acontecimiento es entonces, en función de sus consecuencias sobre la situación. Este carácter de “suplemento azaroso”, de añadido desconcertante, sumado a su capacidad de engendrar una temporalidad propia, revelan su impredecibilidad constitutiva -aun cuando luego puedan explicarse las causas de su irrupción en forma retrospectiva- 10,11. Es fundamental aclarar que, a pesar de que estas reflexiones estén motivadas por una pandemia que afectó a la mayoría de los países del planeta, la definición de los sitios del acontecimiento siempre es “local”, ya que implica un sitio singularizable en una situación histórica concreta; por lo cual, aunque por momentos se generalice, la discusión está enfocada en la experiencia de Argentina.

Ahora bien, el acontecimiento no solo subvierte el estado de la situación, sino que también subvierte la situación del Estado (de los Estados-Nación). El Estado expresa, en circunstancias “normales”, un poder-potencia más bien indeterminado -y por lo mismo eficaz para evitar novedosas trayectorias sociales-, pero ante la irrupción del acontecimiento-pandemia, como ruptura de la situación, se ve conminado a fijar su posición y así objetivar de algún modo su poder-potencia. Esta es una primera condición que el acontecimiento impone al Estado, constituyendo así una política de ruptura. Esta toma de posición (política) puede ser comisiva -reactiva o proactiva- o por omisión; pero en cualquier caso implicará una ruptura en tanto se estará decidiendo y ejerciendo algo muy diferente a lo pautado de no haber existido el acontecimiento. De este modo, la política hace visible lo invisible propio del estado de la situación, al requerir que se manifieste en forma explícita la potencia del Estado 10,12,13.

Una segunda condición que el acontecimiento impone a la sociedad en su conjunto es la convocatoria a que las personas y los diferentes grupos de interés asuman una posición de “fidelidad” a la ruptura planteada por el acontecimiento; que la comunidad decida desarrollar consecuencias a partir de las consecuencias derivadas del acontecimiento, es decir, que decida pensar la ruptura y desarrollarla como política 14. En suma, dada esta estructura implicativa del acontecimiento, se convoca una actitud de apuesta de carácter “militante”, una configuración subjetiva proactiva -individual y colectiva- que se desarrolle y consolide como síntesis entre pensamiento y acción. Una afición de la voluntad colectiva capaz de viabilizar el tratamiento de los posibles... a partir de la unidad que el pensamiento forma con su advenimiento 11. Colectivo no es aquí un concepto numérico, sino más bien una referencia a “lo múltiple” como parte de la situación. Siguiendo al autor, decimos que “el acontecimiento es ontológicamente colectivo en la medida en que vehiculiza un requerimiento virtual de todos10 (p. 109); nos interpela y provoca a todos, y a cada uno, en tanto posibilidad abierta a que el sujeto encuentre su propia implicación subjetiva 15.

La tercera condición es que haya valores orientadores que caractericen y definan la toma de posición. Que a partir de la ruptura de la situación se enuncien principios sensibles fundamentales de la política. Fundamentales también en el sentido de que la fundamenten. Si se revisan, por ejemplo, las sucesivas conferencias de prensa del Presidente Alberto Fernández durante la pandemia, se explicitan estos principios constitutivos de una “Idea” que los integra: “la defensa de la vida” -sobre la priorización de la economía-; “la solidaridad”; “la igualdad”. La igualdad deslindada de una connotación económica objetivista, e investida de su punzante filo subjetivo en lucha contra las desigualdades (provocadas y sostenidas por la dominación capitalista, colonialista y patriarcal) 16. La igualdad no como un programa, sino más bien como una definición fundada en la autoridad de “lo Mismo” 14; la capacidad para funcionar plenamente como seres humanos 17. Para ser más claro, propongo que adoptemos al respecto el axioma de Boaventura de Sousa Santos 18 (p. 154): “...tenemos el derecho a ser iguales cada vez que la diferencia nos inferioriza (nos vulnera, nos enferma, nos mata); [y] tenemos derecho a ser diferentes cuando la igualdad nos descaracteriza”. Es importante aclarar que, para Badiou, estos son los principios de la presentación colectiva y no meramente los principios de su representación; vale decir, no son los principios del presidente y sus ministros que incluyen a la ciudadanía en tanto la representan, sino más bien los principios en que el pueblo, como múltiple activo, se presenta ante el acontecimiento perteneciendo en la situación 11.

Esta implicación, en algún punto ineludible, de individuos y grupos con el acontecimiento acaecido, derivará en su re-subjetivación. Hay así una relación dialéctica entre acontecimiento y sujetos: el acontecimiento se hace visible, porque es reconocido, nominado y asumido por los sujetos; pero el acontecimiento a su vez solo puede ser visible (significativo) para quienes hayan sido interpelados, inducidos a tomar decisiones e intervenir tras su ocurrencia. Entonces, la idea de sujeto no se aplica aquí a un atributo constitutivo de lo que somos, sino más bien a una experiencia que los actores son capaces de vivir y desarrollar en determinadas condiciones y circunstancias 19.

En tal sentido, un acontecimiento abre un espacio de subjetivación que da lugar a tres figuras posibles de posicionamiento subjetivo (que solo serán puras en términos teóricos):

Consideraciones finales

Si bien un acontecimiento como el analizado excede por definición su marco estructural, también puede hacerlo el surgimiento de una novedosa subjetividad colectiva que se posicione firmemente ante la interpelación acontecimiental, a pesar de sus condicionamientos coyunturales y emergentes. La combinación de “la política” estatal responsable con “lo político” de los actores sociales comprometidos e integrados constituye una posibilidad concreta de hacerle frente a sus graves consecuencias. Por esto la lucha es en gran medida de carácter situacional, cultural, discursiva, ideológica, relacional, intersubjetiva, es decir, micropolítica; más que económica y macropolítica 42. Por lo mismo, nos compromete a todos. Solo así podrá emprenderse una verdadera ruptura con la pulsión de repetición del statu quo, simbolizado en este trabajo con la metáfora de la caverna y su semblante simulucrativo conservador 1,2. Evitemos que la pandemia devenga una nueva caverna simbólica que nos impida pensar y actuar responsablemente por garantizar la salud como derecho inalienable del pueblo.

Los resultados definitivos de la pandemia y su abordaje en nuestro país, como sucede con todo acontecimiento, se calificarán por sus efectos -y por la comparación con los de otros países-, en forma retrospectiva; momento que impresiona estar lejos aún.

Por lo cual, finalicemos diciendo que en el trabajo en salud y en la política, como en el amor, la verdad 58, la fidelidad a un suceso acontecimiental, se produce en el “encuentro”; que siempre implica el riesgo de confrontación con lo real, el afuera de la caverna simbólica. Y es precisamente esto lo que ha dificultado la pandemia, la posibilidad de generar un acontecimiento a partir de la apuesta decidida al encuentro intersubjetivo (lo cual no implica, obviamente, no cumplir con el aislamiento social, preventivo y obligatorio). Por lo tanto, saquémosle de una vez el carácter de “acontecimiento” a la pandemia; ya es solo un hecho. Grave, sí, pero un hecho, y el acontecimiento no es el hecho, sino las consecuencias que seremos capaces de producir a partir de sus consecuencias. Las activaciones intersubjetivas iniciadas, pensadas y desarrolladas en un procedimiento fiel a partir de su interpelación 14; lo que podamos construir y movilizar como colectivo organizado ante su irrupción. Por lo tanto, “...seamos fieles al acontecimiento que somos11 (p. 263). Desear este acontecimiento de afirmación transfiguradora de la realidad y de nosotros mismos, por la vida, es el antídoto para la patología del régimen colonial, capitalista y patriarcal que nos hace desear el goce del poder miserable, conservador, oscuro, narcisista y devastador 42. Aprovechemos esta coyuntura, en la medida en que podamos, para constituirnos en sujetos militantes activos de una praxis orientada a la construcción de “lo común”, porque es una deuda grande que tenemos con los otros y con nosotros mismos.

El amor, en el trabajo en salud y en la política, es la búsqueda de la igualdad experimentada colectivamente. Las palabras y los cuerpos, resonando responsablemente juntos -aun virtualmente-, son los portadores de la Idea.

Referencias

1.   Badiou A. La República de Platón: diálogo en un prólogo, dieciséis capítulos y un epílogo. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica; 2013.
2.   Badiou A. En busca de lo real perdido. Buenos Aires: Amorrortu; 2016.
3.   Therborn G. La ideología del poder y el poder como ideología. Madrid: Siglo XXI Editores; 1987.
4.   Therborn G. ¿Cómo domina la clase dominante? 5ª Ed. Madrid: Siglo XXI Editores ; 1997.
5.   Badiou A. ¿Se puede pensar la política? Buenos Aires: Ediciones Nueva Visión; 1990.
6.   Badiou A. La filosofía frente al comunismo: de Sartre a hoy. Buenos Aires: Siglo Veintiuno Editores; 2016.
7.   Badiou A. Qué entiendo yo por marxismo. Buenos Aires: Siglo Veintiuno Editores ; 2019.
8.   Santos BS. La cruel pedagogía del virus. Buenos Aires: Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales; 2020.
9.   Žižek S. ¡Pandemia!: COVID-19 sacude al mundo. Nueva York: OR Books; 2020.
10.   Badiou A. Compendio de metapolítica. Buenos Aires: Prometeo Libros; 2009.
11.   Badiou A. El ser y el acontecimiento. Buenos Aires: Manantial; 2015.
12.   Badiou A. Movimiento social y representación política. Antroposmoderno 2018; 4 may. http://antroposmoderno.com/antro-articulo.php?id_articulo=631.
13.   Badiou A. Segundo manifiesto por la filosofía. Buenos Aires: Manantial ; 2010.
14.   Badiou A. Condiciones. Buenos Aires: Siglo Veintiuno Editores ; 2015.
15.   Alemán J. Horizontes neoliberales en la subjetividad. Olivos: Grama Ediciones; 2016.
16.   Santos BS. Una epistemología del sur: la reinvención del conocimiento y la emancipación social. Ciudad de México: Siglo XXI/Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales; 2009.
17.   Therborn G. Los campos de exterminio de la desigualdad. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica ; 2015.
18.   Santos BS. La caída del Angelus Novus: ensayos para una nueva teoría social y una nueva práctica política. Bogotá: Instituto Latinoamericano de Servicios Legales Alternativos/Universidad Nacional de Colombia; 2003.
19.   Badiou A, Gouchet M. ¿Qué hacer? Diálogo sobre el comunismo, el capitalismo y el futuro de la democracia. Buenos Aires: Edhasa; 2015.
20.   Badiou A. Elogio del amor. Buenos Aires: Paidós; 2012.
21.   Badiou A, Milner JC. Controversia: diálogo sobre la política y la filosofía de nuestro tiempo. Buenos Aires: Edhasa ; 2014.
22.   Badiou A. Metafísica de la felicidad real. Buenos Aires: Adriana Hidalgo Editora; 2017.
23.   Mouffe Ch. En torno a lo político. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica ; 2011.
24.   Mouffe Ch. Agonística: pensar el mundo políticamente. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica ; 2014.
25.   Mouffe Ch. Por un populismo de izquierda. Buenos Aires: Siglo XXI Editores Argentina; 2018.
26.   Testa M. Decidir en salud: ¿Quién?, ¿Cómo? y ¿Por qué? Salud Colect 2007; 3:247-57.
27.   Federico L. Análise política em saúde: a contribuição do pensamento estratégico. Salvador: EDUFBA; 2015.
28.   Viana ALA, Baptista TWF. Análise de políticas de saúde. In: Giovanella L, Escorel S, Lobato LVC, Noronha JC, Carvalho AI, organizadores. Políticas e sistema de saúde no Brasil. Rio de Janeiro: Editora Fiocruz; 2008. p. 65-105.
29.   Lordon F. Capitalismo, deseo y servidumbre: Marx y Spinoza. Buenos Aires: Tinta Limón; 2015.
30.   Lordon F. La sociedad de los afectos: por un estructuralismo de las pasiones. Buenos Aires: Adriana Hidalgo Editora ; 2018.
31.   Matus C. Adiós, señor presidente. Remedios de Escalada: Ediciones de la UNLa; 2007.
32.   Testa M. Pensamiento estratégico y lógica de programación (el caso de salud). Buenos Aires: Lugar Editorial; 1995.
33.   Matus C. Escuela de Gobierno. Salud Colect 2007; 3:203-12.
34.   Testa M. Saber en salud. Buenos Aires: Lugar Editorial ; 1997.
35.   Campos GWS. Gestión en salud: en defensa de la vida. Buenos Aires: Lugar Editorial ; 2001.
36.   Menéndez E. El modelo médico y la salud de los trabajadores. Salud Colect 2005; 1:9-32.
37.   Menéndez E. De saberes médicos tradicionales, populares y científicos: relaciones y dinámicas racistas en la vida cotidiana. Buenos Aires: Lugar Editorial ; 2018.
38.   Paim JS. Modelos de atenção à saúde no Brasil. In: Giovanella L, Escorel S, Lobato LVC, Noronha JC, Carvalho AI, organizadores. Políticas e sistema de saúde no Brasil. Rio de Janeiro: Editora Fiocruz ; 2008. p. 547-73.
39.   Guattari F, Rolnik S. Micropolítica: cartografía del deseo. Buenos Aires: Tinta Limón/Traficantes de Sueños ; 2005.
40.   Merhy EE. Salud: cartografía del trabajo vivo. Buenos Aires: Lugar Editorial ; 2006.
41.   Franco TB, Merhy EE. Trabajo, producción del cuidado y subjetividad en salud: textos seleccionados. Buenos Aires: Lugar Editorial ; 2016.
42.   Rolnik S. Esferas de la insurrección. Apuntes para descolonizar el inconsciente. Buenos Aires: Tinta Limón ; 2019.
43.   Goffman E. Estigma: la identidad deteriorada. 2ª Ed Buenos Aires: Amorrortu ; 2019.
44.   Lourau R. El análisis institucional. Buenos Aires: Amorrortu ; 2007.
45.   Mintzberg H. Diseño de organizaciones eficientes. Buenos Aires: El Ateneo; 1983.
46.   Castoriadis C. La institución imaginaria de la sociedad. Buenos Aires: Tusquets Editores; 2010.
47.   Marx K. Introducción general a la crítica de la economía política. 21ª Ed. Ciudad de México: Siglo XXI Editores; 1989.
48.   Kosík K. Dialéctica de lo concreto: estudio sobre los problemas del hombre y el mundo. Ciudad de México: Grijalbo; 1967.
49.   Marx K. Contribución a la crítica de la filosofía del derecho de Hegel. In: Tarcus H, editor. Antología. Buenos Aires: Siglo Veintiuno Editores ; 2015. p. 91-106.
50.   Testa M. Pensar en salud. Buenos Aires: Lugar Editorial ; 1993.
51.   Bourdieu P, Wacquant L. Una invitación a la sociología reflexiva. Buenos Aires: Siglo XXI Editores; 2009.
52.   Granda E. ¿A qué llamamos salud colectiva, hoy? Rev Cubana Salud Pública 2004; 30(2). http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-34662004000200009&lng=es.
53.   Stolkiner A. El campo de la salud mental y sus prácticas en la situación de pandemia. Revista Soberanía Sanitaria 2020; 4:22-6.
54.   Tajer D. Sanitarismo feminista y políticas de cuidado. Revista Soberanía Sanitaria 2020; 4:58-63.
55.   Kohen J. El trabajo y la salud en tiempos de pandemia. Revista Soberanía Sanitaria 2020; 4:71-8.
56.   Spinelli H, Arakaki J, Federico L. Gobernantes y gestores: las capacidades de Gobierno a través de narrativas, puntos de vista y representaciones. Remedios de Escalada: Ediciones de la UNLa ; 2019.
57.   Real Academia Española. Pandemia. In: Diccionario de la lengua española. http://dle.rae.es/?id=Ta2HMYR.
58.   Badiou A. Lógicas de los mundos. El ser y el acontecimiento 2. Buenos Aires: Ediciones Manantial; 2008.

CreativeCommons
Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons

 


Cadernos de Saúde Pública | Reports in Public Health

Rua Leopoldo Bulhões 1480 - Rio de Janeiro RJ 21041-210 Brasil

Secretaria Editorial +55 21 2598-2511.
cadernos@fiocruz.br

  • APOIO:

©2015 | Cadernos de Saúde Pública - Escola Nacional de Saúde Pública Sergio Arouca | Fundação Oswaldo Cruz. - Ministério da Saúde Governo Federal | Desenvolvido por Riocom Design